Nike Free Black Gray Nike Free Run 3 Gray UK Nike Free 5.0 Mens
Nkike Free Sale UK Nike Free 5.0 UK Sale Nike Free Run 3 Mens Cheap
Nike Roshe Run Mens Black Nike Roshe Run Yeezy Sale Nike Roshe Run Mens Black Blue
Nike Roshe Run UK Black Nike Roshe Run Yeezy Mens Grey Nike Roshe Run Pink Womens
Nike Free Womens Black Nike Free 5.0+ Mens Gray Nike Free Run 2 Mens Blue Grey

relatos

You are currently browsing articles tagged relatos.

En la primaria tu hijo verá el tema de leyendas y mitos, pero cuando sea más grande se interesará por leyendas de terror que causan un poco de miedo. A los jóvenes les fascinan las historias, así que puedes aprovechar este tema para interesarlo en el mundo de la lectura. Es bien sabido que en México tenemos niveles de lectura bajísimos y una manera de cambiar esta situación es motivando a los niños a leer.

Pero no lo pongas a leer temas aburridos ni historias complicadas, comienza por historias cortas y emocionantes, como las leyendas de terror.

Algunas de las actividades que puede realizar con los niños con el fin de llevar a cabo la estimulación del lenguaje son:

Cuando el niño este jugando con algún muñeco, puede nombrarle cada parte del cuerpo del muñeco, señalarla y tocarla.
Muéstrele al niño varios objetos con diferentes colores y pídale por ejemplo que lede “la manzana roja”, “el lápiz azul”. Después se le suprime la ayuda de darle el nombre del objeto y solo se le pide el color, finalmente será el niño quien haga las peticiones al adulto.
Léale una leyenda que tenga dibujos vistosos, luego se le pide que mencione a los personajes y que explique qué hacen en los dibujos.Después de leer la leyenda pídale al niño que invente un título, o el final de la leyenda.

El hombre del cementerio de Villa Coapa

Cuando llegamos a vivir a Villa Coapa mi abuela Gabriela, que ya murió, nos contó que una noche se le había aparecido muchísima gente caminando en la casa. La Unidad de Villa Coapa se creó en el 68. Y ella decía que la gente que entraba y salía de los cuartos parecía como que sufría mucho. Yo jamás los había visto hasta que un día que ella estaba leyendo en la sala, pasé por ahí, voltee y vi a un hombre sentado platicando con ella en la sala. Me acerqué y le pregunté qué quién era, que a qué horas había llegado, que no nos había presentado. Ella dijo: – Es que todas las tardes está aquí.

Él volteó, me vio y cuando yo me giré para volver a verlo, ya no estaba ahí. Entonces, ella me contó lo que había averiguado: la Unidad Villa Coapa formaba parte de una ex hacienda muy grande que se llamaba Coapa, propiedad de un hacendado en extremo rico. Toda Villa Coapa y parte de Xochimilco, le pertenecían a él. Cuando ocurrió la expropiación de una serie de terrenos, el gobierno se la quitó. Justamente en la parte donde está construida la Unidad, la parte donde yo vivo, la manzana 1 que es la más cercana al Periférico, era el cementerio de toda esta hacienda. Entonces, mi abuela decía que la gente que sufría era porque nunca la habían dejado descansar en paz.

Hay toda una tradición con respecto a los muertos de que si tú sacas sus cuerpos y no los vuelves a poner en otro sitio sagrado, ellos no tienen descanso. Mi abuela se dedicaba a platicar con ellos. Varias veces entraban y salían de mi casa. Ahora es menos desde que ella murió. Pero un día, estando en una reunión familiar, un domingo a eso de las cinco de la tarde, abrieron la puerta de la calle que estaba cerrada con llave: entraron las ánimas, salieron y desaparecieron. Ese hecho no nos impide vivir, creo que hasta al contrario, me parece perfecto que estén aquí.

Cuando mariquita perdió el alma

Mariquita nació en Zoogocho, Oaxaca. Era una niña zapoteca no muy agraciada, pero muy simpática y cariñosa, cuyo padre tenía como oficio la alfarería. Como estaba a punto de cumplir diez y ocho años, su madre le había preparado una fiestecita para celebrar el acontecimiento. El día sábado, la madre, doña Eulalia, preparó comida: mole negro, caldo de gato y nieve de leche quemada; y bebida: agua de limón con chía y mezcal, para los invitados que empezaron a llegar a las siete de la noche; entre ellos había jovencitas de la edad de Mariquita, acompañadas de sus respectivos padres.

Como era de esperarse, a las diez de la noche los adultos estaban bastante borrachos. El padre de la chica empezó a pelear con su compadre, quien sacó su puñal y lo mató junto al ahuehuete del patio trasero. Mariquita se llevó un terrible susto (cheev) y, a raíz de ello, “perdió el alma”. Al otro día se fue debilitando y enfermando de gravedad. Ante esta calamidad, doña Eulalia la llevó al curandero. Éste, junto con varias personas, acudió inmediatamente al lugar donde la muchacha había perdido el alma. Ofrendó al “lugar” mezcal y cigarrillos, golpeó a Mariquita con un ramo de hierbas contra el susto, le “habló” al lugar para que “soltara” al alma y regresara al cuerpo. En la casa formó en rueda a las personas que lo acompañaban, a fin de que ningún animal se acercara e interrumpiera el procedimiento curativo. En el centro de la rueda, el curandero golpeaba a la enferma con un ramo de laga zan, mientras decía: -¡Vamos, vamos! Implorando y ordenando al alma a que regresara. Mientras tanto, algunos parientes de Mariquita gritaban en el interior de una xwagué, olla: -¡Regresa, regresa! ¿Qué haces ahí? ¡Regresa a nuestra casa! Los golpes con el ramo seguían. Pasado un rato, el curandero acostó a Mariquita para que sudara por la noche, lo cual sería señal de que se aliviaría. Pero la chica no sudó, lo que era muy mala señal. (1)

Al cabo de dos días Mariquita murió en brazos de su madre a causa del “susto” que le quitó el alma por haber visto muerto al borracho e irresponsable de su padre.

(1)Procedimiento curativo verídico empleado por los zapotecas para curar el “susto”.

Tags: , , , , , , , ,